Saltar al contenido
VINTAGE-SHOP

Una web llena de Estilos Vintage y Retro

Estilovintage.shop es la plataforma que te ayudará a dar tu salto digital hacia un estilo de vida diferente. Aquí vas a encontrar todo un mundo vintage capaz de hacer realidad algunos de tus pequeños sueños.

Te invitamos a descubrir la inspiración necesaria para que el estilo vintage que deseas se convierta en una realidad.

Nos encantan todos los estilos retro y queremos que nuestra web sea un referente para gente como tú, personas que buscan más allá de la modernidad una forma diferente de expresarse.

📌 “No busques sólo estilos vintage. Encuentra experiencias”

Moda vintage

Moda vintage

Decoración vintage

Decoración vintage

Chica Pin-up

Estilo Pin-Up

Cocina vintage

Cocinas vintage

¿Sabes qué significa ser vintage?

¿Hay algo que añores de verdad del pasado? ¿Tal vez un estilo perdurable? ¿Y si te dijéramos que no es necesario recurrir sólo al recuerdo para traer hasta nosotros la elegancia de todo lo de antaño? La verdad es que podemos vivir hoy rescatando los estilos de ayer.

Probablemente, hayas escuchado alguna vez que ciertas de nuestras emociones emanan de puntuales recuerdos alimentados por la nostalgia y reconozcas ese anhelo por lo vintage como un modo especial de romanticismo. ¿Acaso no eres una persona romántica?

Si te estás preguntando cómo transformar tu vestuario para llenar tu armario de ropa vintage, o qué debes hacer para conseguir que tu casa luzca con la mejor decoración vintage posible, continúa con nosotros.

Últimos artículos de nuestro Blog

Aclaremos algunas dudas: ¿qué diferencia hay entre vintage y retro?

El término “retro” se refiere a la estética de cualquier objeto que evoca aquellos diseños característicos del pasado, sin necesidad de que esos objetos en cuestión pertenezcan a la época que pretenden imitar. Así, entendemos que el estilo retro es una imitación de los estilos de antaño, para recuperar en la actualidad ciertas características meramente estéticas.

“Vintage”, sin embargo, se refiere a todos esos objetos cuyo diseño y fabricación pertenecen a la época que representan estilísticamente. Es decir, no se trata de objetos nuevos que tratan de imitar los estilos de otras épocas, sino de objetos que pertenecen a esas otras épocas y han llegado hasta nosotros. El término suele asociarse a objetos, sobre todo de moda y decoración, que poseen un valor significativo.

Aunque, a día de hoy, el término “vintage” se utiliza como un sinónimo de “retro”, pues denomina elementos que, sin ser necesariamente viejos, presentan características estéticas del pasado.

La moda vintage.

Moda vintage es aquélla que buscar rescatar, mediante la utilización de elementos característicos del vestuario del pasado, una estética que se convirtió antaño en tendencia. De algún modo, intenta adecuar a los estilismos actuales las formas, los diseños, los tejidos y aquellos colores que marcaron sus respectivas épocas, dando lugar, así, a la ropa vintage.

Ejemplo de moda vintage: un vestido vintage

Una de las principales características que podemos asociar a cualquier pieza de ropa vintage es su estética marcadamente romántica. Incluso muchas personas no dudarían en afirmar que el principal sentimiento asociado a la moda vintage es la añoranza, una forma especial de nostalgia.

En cierto modo, añorar implica el deseo de volver a vivir aquello que ya se fue, rescatar del pasado todo lo que una vez formó parte del mismo.

Ejemplo de moda vintage: un vestido vintage

Vestidos vintage

Faldas vintage

Blusas vintage

Camisetas vintage

Pantalones vintage

Lencería vintage

¿Cómo vestir vintage?

Bastaría decir que la mejor forma de transformar tu vestuario para adecuarlo al estilo vintage es imitar aquellas tendencias del pasado que incluso a día de hoy te encandilan. Pero esa sería una forma muy básica de responder a la pregunta.

Si quieres que tu armario sea vintage y deseas sorprender a tus conocidos y familiares con un estilo de moda que hará las delicias de aquellos que incluso se consideran demasiado sibaritas, basta seguir algunas normas básicas.

  • Recupera viejas ropas de los armarios de tus padres, o incluso aquellas prendas que quizá hayan quedado olvidadas en algún baúl y que pertenecieron a tu abuela o a algún antepasado cercano. No se trata de vestir de manera anticuada, sino de utilizar aquellas prendas y complementos que pueden encajar entre los estilos más modernos de la ropa que ya utilizas.
  • Una vez te hayas hecho con una buena colección, tras husmear en los viejos armarios familiares, empieza a probar cosas con ellos. No hay nada como probarte ropa para descubrir estilos que ni siquiera hubieras podido imaginar.
  • Visita tiendas de segunda mano e inspírate con los diseños que verás allí. Vas a descubrir que esos lugares son verdaderas cuevas de Alí-Babá que esconden, en ocasiones, suculentos tesoros de un estilismo cautivador.
  • Recuerda que no es necesario vestir por completo con un estilo vintage para conseguir el efecto que deseas. A veces basta con la utilización de ciertos detalles complementarios. Por ejemplo, un pantalón vaquero puede convertirse en un elemento más vintage con el simple complemento de un cinturón de estilo retro, o acompañándolo con una blusa rescatada de algún baúl donde tu familia guardaba ropa de tus antepasados. 

¡Y no dejes de experimentar! La verdadera norma que debes seguir para conseguir tu particular estilo vintage es descubrir todas sus posibilidades y no atenerte en exceso a ninguna norma. 

Descubre el mundo de la ropa vintage

Decoración vintage: un hogar más allá del tiempo

Pero más allá de la forma en que utilices tu ropa, el diseño que le imprimes a los objetos que te rodean influyen también en ese modo especial de “vivir vintage”. Por ello, es importante que nuestro hogar se convierta en una verdadera expresión de la decoración vintage.

Decoración vintage

Aunque no es necesario seguir pautas rígidas a la hora de intentar conseguir una decoración vintage para tu casa, he aquí una serie de recomendaciones básicas que te ayudarán a iniciar esa remodelación que quizá ya llevabas un tiempo postergando:

  • Utiliza tonalidades suaves de color. Los colores intensos no suelen favorecer los ambientes vintage y pueden recargar demasiado el estilismo. Hecha mano de tonos de color pastel. En cuanto al color en sí, eso lo dejamos a tu elección.
  • Utiliza muebles con diseños de épocas pasadas o traten de imitarlos.
  • Usa mobiliario que tenga una apariencia desgastada o que sean directamente viejos. Los pequeños desperfectos de pintura o las maderas ligeramente dañadas (bien sean daños intencionados para conseguir ese efecto, o daños producidos por la propia vejez del mueble) son bienvenidos.
  • Dale importancia a los complementos decorativos. En ocasiones, no es necesario un cambio radical para que una habitación luzca de un modo diferente. ¡Te asombrará descubrir el poder que tiene algunos pequeños detalles!
  • Visita los desvanes donde tienden a acumularse aquellos objetos que ya han sido desechados precisamente por considerarlos demasiado anticuados. Hay infinidad de posibilidades: vajillas, espejos, marcos, alfombras, la tela de alguna vieja cortina…
  • No te excedas utilizando materiales demasiado “modernos”. Es preferible decantarse por materiales como la madera (bien sea al natural o pintada), el cristal, la porcelana, etc.
  • Reinventa la utilidad de los objetos: por ejemplo, una vieja puerta puede convertirse en la base de una mesa original y única; o las viejas cortinas que alguna vez alguien desechó pueden servir para forrar algunos cojines de tu sofá.
  • Estas son sólo algunas ideas. ¡Deja volar tu imaginación y experimenta cuanto puedas! No hay nada como pasar a la acción para darse cuenta de que las limitaciones y los “imposibles” no están donde creíamos.

Mesitas de noche vintage

Tocadores vintage

Vitrinas y aparadores vintage

Estufas vintage

Jaula vintage

Jaulas vintage

Velas y candelabros vintage

Ver más sobre decoración vintage

Estilo Pin-up.

El estilo Pin-up buscaba, en sus inicios, definir la imagen de la mujer desde unos parámetros que hasta entonces no habían sido tenidos en cuenta. De algún modo, la adopción de ese estilo por parte de algunas de las más atrevidas mujeres de entonces, supuso el inicio del empoderamiento de la mujer, traspasando los límites propios que se les suponía a ellas en cuanto a roles sociales.

La estética pin-up reivindicaba, y reivindica aún hoy, el cuerpo de la mujer, sin llegar a convertirla en un mero objeto sexualizado (aunque ciertamente, hubo intentos para ello). De algún modo, convierte a las mujeres en las verdaderas dueñas de sus cuerpos, y ellas utilizan la moda y todas las posibilidades que ésta les brinda para expresarlo de esa forma.

Quizá la razón de que haya sobrevivido intacto hasta nuestros días se deba a que representa valores que incluso en la actualidad están vigentes.

Y, por supuesto, a la mitificación de algunas de sus más representativas modelos, como Marilyn Monroe o Bettie Page.