Cómo decorar jaulas vintage

Uno de los elementos más representativos de la decoración vintage es la jaula para pájaros de estilo retro. Se trata, sin duda, de uno de los elementos decorativos que mejor traducen la imagen de romanticismo presente en todos y cada uno de los diseños vintage conocidos. Pero, ¿de dónde proviene esa asociación de lo romántico con la imagen de una jaula vacía y un diseño similar a los utilizados antaño?

Hay quien considera que las jaulas vintage son una alegoría de los sueños cumplidos, un canto a los deseos sobrevenidos en realidades tangibles. Al observar una jaula vacía, entendemos de inmediato que allí antes podría haber habido un pájaro cautivo y que su ausencia nos revela que, tal vez, ha conseguido escapar y ahora goza de su tan ansiada libertad.

Pero, ¿sabes cuándo comenzaron a utilizarse este tipo de jaulas y por qué eran un ansiado objeto de decoración? Para responder a ello habrá que retroceder un poco en el tiempo.

Jaula vintage
Jaula decorada con rosas

Breve historia de las jaulas vintage.

El auge de las jaulas como elemento decorativo tuvo lugar entre los siglos XVII y XVIII, durante las dinastías de los reyes franceses Luis XV y Luís XVI. En aquella época era común en la corte colgar las jaulas de los árboles con el propósito de atraer a los pájaros, dándoles un cómodo cobijo, y poder disfrutar de las hermosas melodías producidas por sus cantos. Era un modo de ostentar cierto prestigio y elegancia. Esa pomposidad características de los reinados franceses de aquella época propició que, con el transcurso del tiempo, los diseños de las jaulas fueran cada vez más complejos, tratando incluso de imitar la arquitectura de los más famosos y admirados edificios. Las creaciones de jaulas vintage se convirtieron entonces en verdaderas obras de arte, en las que los artesanos trataban de esmerarse a fin de conseguir con ellas el reconocimiento de verdaderos artistas.

Ya entrados en el siglo XIX, los originales y, en ocasiones, deslumbrantes diseños producidos durante décadas, consolidaron el uso de las jaulas no sólo como meras “casas de pájaros cantores”, sino como cotizados objetos decorativos con los que ensalzar el status de una celebración, o darle un toque original y virtuoso a una estancia.

Fueron precisamente los reiterados usos de las jaulas como elementos decorativos en fiestas y ceremonias de muy diversa índole (normalmente celebradas en amplios jardines) lo que contribuyó a que, en la actualidad, el uso de jaulas de estilo vintage sea un recurso decorativo mayoritariamente valorado.

Conociendo las jaulas vintage.

Casi con total seguridad, si te pedimos que imagines una jaula de estilo vintage pensarás en alguna de esas jaulas metálicas pintadas de color blanco y aspecto envejecido. Pero la verdad es que ésa es sólo una de las muchas jaulas que podemos definir como vintage.

La variedad de diseños utilizados a la hora de construirlas, así como los múltiples materiales empleados en su fabricación hacen de ellas uno de los objetos decorativos con un mayor número de diseños diferentes.

Pero, ¿cómo podemos saber que nuestra jaula es una auténtica representante del estilo vintage?

  • No importa la forma que tenga la jaula. De hecho, existen formatos para todos los gustos: con un sólo nivel o con múltiples de ellos, jaulas de líneas rectangulares, jaulas redondas, jaulas de grandes dimensiones o con tamaños casi diminutos, jaulas con formas de edificios o castillos, etc. No se trata de la forma que tenga la jaula, sino de lo que evoca y puede llegar a transmitir. Y todo ello, no está necesariamente en sus formas.
  • No te conformes con un color. Las jaulas vintage no se ciñen a diseños monocromáticos. Échale imaginación y pinta tus jaulas con aquellos colores que más te gusten: azul, verde, violeta, quizá algo de rojo, o naranja, no importa el color que escojas si sabes mantenerte firme en una sola norma: nada de tonalidades fuertes, elige para ello colores pastel, a juego con la variedad tonal del resto de la decoración.
  • Los materiales son tus aliados. Cualquiera que sea el material que se haya utilizado para construir la jaula será adecuado si queremos que ésta tenga un aspecto fiel a aquellos que reconocemos de antaño. Hay jaulas fabricadas en madera, otras con chapa de metal ligero, algunas en cambio apuestan por materiales naturales de gran dureza, como el bambú,  e incluso podemos encontrar jaulas construidas en materiales como el mimbre o el ratán, por ejemplo.
  • Huye de los materiales excesivamente modernos. Aunque ésta no es una regla estricta, lo cierto es que materiales como el plástico o el aluminio (aunque éste último puede imitar muy fielmente el aspecto vintage) no son los más adecuados para lograr un estética aceptable. De modo que, en la medida de lo posible apuesta por materiales que, dada su antigüedad, ya podían usarse en la época que pretendemos evocar.
  • No las destaques en exceso. La verdadera esencia de las jaulas vintage pasa por convertirse en un punto destacado de tu decoración, pero sin resaltar en exceso. Una jaula que se convierta en el centro de atención, correrá el riesgo de perder esa elegancia que es la consecuencia directa de su refinada discreción.
Jaula decorativa de estilo vintage

¿Y si decoramos una jaula vintage?

De nuevo, no ha normas estrictas a la hora de determinar de qué modo y con qué materiales debemos decorar una jaula para tenga un genuino aspecto vintage.

Sin embargo, existen algunas directrices que nos facilitarán las cosas a la hora de plantearnos un diseño personalizado de nuestras jaulas.

Lo esencial es mantener la armonía con las consideraciones mencionadas anteriormente. Es importante ceñirse al uso de objetos decorativos que tengan cierta relación con el mundo natural (no olvidemos que las jaulas, en su origen, se colocaban en lo alto de os árboles para servir de caseta a los pájaros cantores):

Así, podemos utilizar múltiples variedades de flores para decorarlas, bien introduciéndolas en su interior, o enredándolas entre los barrotes, para que formen una especie de barrera natural entre el interior y el exterior. Pero no es necesario recurrir al uso de flores frescas, podemos utilizar flores secas o imitaciones artificiales (las hay muy conseguidas) para conseguir ese aspecto que buscamos.

Quizá hayamos considerado la posibilidad de utilizar velas decorativas para adornar con ellas el interior de la jaula. E incluso si el tamaño y el material nos lo permiten, encenderlas para conseguir un aspecto todavía más íntimo y romántico.

Podemos usarlas a modo de expositor para colocar estatuillas, libros, objetos decorativos, etc. sirviéndonos del reclamo que supone la jaula para darle énfasis a aquellos objetos que hayamos colocado en su interior.

Y, aparte del aspecto que queramos darle, no olvidemos que las jaulas de estilo vintage no se circunscriben al ámbito de las celebraciones, sino que podemos darle nuevos usos colocándolas en espacios menos habituales, como los dormitorios, la cocina o el baño de nuestra casa.

Además, si tienes un negocio y quieres darle un toque especial, las jaulas de estilo vintage encajan a la perfección en comercios de muy diferentes sectores, como zapaterías, tiendas infantiles, pastelerías, etc.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.