Estilo Pin-Up

Genéricamente, Pin Up es una ilustración, imagen o fotografía, de una persona (generalmente una mujer) que mira a cámara sonriente y puede adoptar una pose sugerente o provocativa.

El estilo Pin Up se refiere, de un modo general, a los recursos estilísticos utilizados por las modelos de esas imágenes, en lo referente al aspecto físico que lucen y a la imagen que representan.

Con el paso del tiempo, las modelos denominadas pin up crearon una filosofía de vida que se extrapolaba de la imagen que ofrecían en las fotografías y/o ilustraciones, y que englobaba sus estilos de ropa, su maquillaje y los peinados utilizados, así como sus actitudes y poses sugerentes, en las cuales parecía subyacer una cierta idea de empoderamiento de la mujer, aun cuando siempre se las representaba como idealizaciones del concepto erótico masculino.

Las mujeres pin up fueron precursoras del orgullo de sentirse femeninas, encarnando a mujeres valientes, luchadoras, seguras de sí mismas y de su cuerpo, al que no tenían reparos en enseñar, luciendo sin pudor sus curvas y revelando de manera sugerente sus formas.

A día de hoy, esos ideales perduran y la estética pin up sigue más vigente que nunca, adaptando los estilos de moda a las tendencias actuales.

➤ Un dato: En sus inicios, se utilizaba como sinónimo de pin up el término “cheesecake”, que significa pastel de queso, para señalar a una mujer guapa.

Mujeres con vestidos de estilo pin up

Qué características tiene el estilo pin up

Aunque en la actualidad no es tan restringido como un sus inicios, lo cierto es que conserva bastantes de aquellos recursos de estilo que mitificaron el movimiento.

Básicamente, en el estilo pin up podemos ver una clara referencia a lo sugerente: las modelos de las fotografías que encarnan ese estilo se muestran siempre en actitudes de cierta picardía, mostrando seguridad en sí mismas, sin temor a enseñar su cuerpo (revelándolo sólo lo suficiente) y sin avergonzarse de sus curvas, ni sentirse intimidadas porque se las juzgue.

El estilo pin up ensalza el ideal estético femenino y cuida cada detalle, otorgándole una gran importancia. Por ello, suele ser un estilo que requiere de largo tiempo de cuidados, prestando atención a la ropa utilizada y escogiendo bien sus complementos, así como el maquillaje y el peinado.

Pero, ¿en qué consiste cada uno de esos detalles?

La ropa pin up

Para un buen estilo pin up es necesario cumplir ciertas reglas estilísticas en lo que a la ropa se refiere. Aunque existe cierta libertad a la hora de decidir qué tipo de ropa se debe utilizar, lo cierto es que existen una serie de cánones estéticos que se deben respetar.

Ante todo, casi cualquier prenda de ropa pin up será ceñida al cuerpo.

Los vestidos pin up suelen ser ajustados en su parte superior, enfatizando con ello el escote, de cintura ceñida (puede utilizarse un cinturón a juego) y una falda que puede tener algo más de vuelo.

Encarnación clásica de una chica Pin up

También encontramos vestidos de falda ceñida (la clásica falda de tubo). Generalmente no suelen ser cortos y bajan hasta la rodilla, que dejan siempre a la vista.

En cuanto a su diseño, más allá de las formas que hemos explicado, aquí destacan los estampados de todo tipo, sobre todo los lunares, los cuadros, las rayas y de colores intensos.

En cuanto a las blusas y camisas, suelen compartir ese diseño de estampados de los vestidos y faldas. Un característico recurso estilístico de las pin up es llevar las blusas o camisas atadas a la altura de la cintura, como un guiño a la estética rockabilly.

Si nos decantamos por unos pantalones siempre deberán ser ajustados, marcando deliberadamente las curvas. El talle de la cintura, como solía ser en la época de los inicios de las pin up, es siempre alto y puede incluir recursos de estilo como botones, cintas, etc. para remarcar la estética del talle.

No existe una preferencia en cuanto a si los pantalones deben ser cortos o largos, ya que se utilizan ambos por igual.

Los zapatos son otro de los elementos que mayor importancia tienen dentro de la estética pin up. Siempre son de tacón alto, ya que con ello se logra estilizar la figura y darle un toque genuinamente femenino. Pueden incluir diseños como los lunares, diferentes estampados, o ser lisos y sin apenas adornos. Eso sí, es de vital importancia que mantengan una sintonía cromática con los distintos colores de la ropa.

Zapatos pin up de color rojo

👌 Un consejo: si buscas vestirte con un estética pin up, pero quieres que tus zapatos sean, además de bonitos, lo más cómodos posible, utilízalos de plataforma. El efecto sobre tu estilo pin up será el mismo y tus pies lo agradecerán

El peinado de estilo pin up

¿Quién no podría reconocer un peinado de estilo pin up? A decir verdad, los peinados utilizados dentro del mundo pin up son una de las estéticas de mayor carácter y no suelen pasar desapercibidos.

El peinado pin up se caracteriza por utilizar grandes ondas, rizos y tirabuzones, con el objetivo de dar énfasis a la imagen femenina que se persigue.

Por ello, las mujeres pin up suelen ser grandes aliadas de la laca, como una forma de fijar esas ondulaciones y mantener el pelo perfecto a lo largo del día.

Dentro de la estética pin up, donde se prima la atención por el detalle y la perfecta armonía de cada uno de los elementos que la componen, los peinados suelen dar la sensación de acabar de salir de la peluquería.

Peinado y maquillaje pin up

Aunque es indiferente si el pelo es largo, de media melena o corto, en muchas ocasiones se se emplean distintos adornos para darle mayor énfasis al peinado. Es habitual, entonces, ver a las chicas pin up adornar sus cabellos con cintas para el pelo, pasadores, horquillas, alfileres adornados con flores.

Uno de los recursos es el uso de pañuelos, que solo se utilizan para sujetar el cabello y no para cubrir por completo la cabeza. En cuanto al diseño de los mismos, suelen seguir idénticos patrones a los que encontramos en el tejido de la ropa.

Si el pelo lo permite, se pueden hacer distintos recogidos que destaquen los rizos y tirabuzones del cabello.

Los flequillos son bien recibidos y pueden ser redondeados (sobre todo cuando describen un gran bucle a lo largo de toda la frente) o lisos y rectos.

¿Y qué hay del color del cabello? Pues, aunque inicialmente se mostró una cierta predilección por la imagen de mujeres rubias, lo cierto es que hoy en día eso no tiene demasiada importancia, y podemos ver estéticas pin up en casi cualquier color de pelo.

No es necesario decir, entonces, que el uso de tintes está permitido.

El peinado suele ser una de las partes de la estética pin up que mayor tiempo de dedicación exige.

Las características del maquillaje pin up

El maquillaje nos sirve para resaltar esas partes de nuestro rostro que nos hacen lucir más favorecidas (o para ocultar ciertos detalles que no benefician en nada a nuestra estética).

El maquillaje pin up cumple la misma misión: destacar suavemente esos detalles que nos hacen estar más guapas, por supuesto, pero atiende a una serie de “reglas” para que lucir una auténtica estética pin up sea una tarea sencilla.

En líneas generales, el maquillaje debe ser marcado e intenso, quizá con la excepción del colorete utilizado en los pómulos, y decantándonos por colores mate, en contra de la utilización de brillos que destacan demasiado una parte por encima del conjunto general.

El maquillaje pin up resalta por encima de un cutis generalmente de tez blanca.

Pero, ¿en qué destaca el maquillaje pin up?

En primer lugar, los ojos se delinean con un trazo grueso y largo, que defina a la perfección esa línea que alarga la forma del ojo y contribuye a proporcionar una mirada más sugerente y encantadora. Si se utiliza sombra de ojos, ésta no debe ser de una tonalidad demasiado oscura.

Los ojos son una de las partes más importantes a la hora de trabajar un maquillaje pin up, ya que el efecto que tiene sobre la mirada consigue resaltar esa expresión sugerente que pretende alcanzar toda la estética pin up.

Las pestañas siempre deben ser rizadas, con una gran curvatura y utilizando rímel negro. Si tienes poca pestaña y quieres conseguir un efecto más impactante se pueden utilizar pestañas postizas.

Es importante destacar las cejas con un color oscuro, ya que contribuyen a resaltar la mirada. Originalmente, las chicas pin up solían maquillarse las cejas para ganar definición y conseguir que éstas enmarcaran adecuadamente la mirada, por lo que esta práctica ha perdurado hasta nuestros días y constituye una de las bases del maquillaje de una chica pin up.

Los pómulos y las mejillas admiten colorete en tonos naturales, sin destacar demasiado, tan sólo para proporcionar un ligero rubor a la piel.

Y en cuanto a los labios, la estética pin up exige que éstos siempre deben ir pintados de color rojo. Eso sí, en una tonalidad mate. Un truco utilizado por muchas chicas pin up es definir el labio con un lápiz de un color más intenso. Con ello, se consigue una mayor definición y volumen.

Complementos de ropa pin up

Dado que no hay un solo estilo pin up, encontramos algunos estilismos que utilizan habitualmente complementos de moda para resaltar el aspecto.

Algunos de los complementos más utilizados son las gafas de sol, los collares y pulseras de perlas, los pendientes, las diademas y pañuelos para el pelo o los bolsos.

Las gafas de sol suelen tener diseños redondeados, con monturas muy definidas y de generoso tamaño. Su estética está encaminada en otorgar una imagen de seducción y misterio al mismo tiempo, con el objetivo de ensalzar la pose sugerente. Los colores utilizados son muy variados y no existe una predilección por alguno en concreto, aunque en las chicas pin up suelen decantarse por colores como el negro o el rojo .

Las joyas, sobre todos las perlas, se utilizan en algunas estéticas pin up y son un excelente referente a tiempos pasados, rememorando el empleo que solía hacerse de las mismas para proporcionar distinción a su portadora.

De hecho, las perlas suelen dotar de elegancia a quienes las utilizan y son un complemento que, incluso más allá de la estética pin up, tiene una gran aceptación cuando se pretende conseguir un look distinguido.

Los pendientes son una pieza imprescindible, aunque actualmente podamos ver a modelos que prescinden de ellos sin que su estética se resienta. Por lo general, se trata de pendientes de gran tamaño, con formas y diseños muy variados, pero que en cualquier caso no pretenden ninguna discreción, más bien al contrario, ya que suelen destacar de manera considerable y constituyen uno de los abalorios que más radicalidad pueden otorgar al look que se esté buscando.

Accesorios como el pañuelo para sujetar el pelo o los pendientes de gran tamaño contribuyen a mejorar nuestra estética pin-up

Los pañuelos para el pelo y las diademas (además de otros elementos decorativos o de sujeción que se pueden utilizar sobre el cabello) siguen siempre los mismos arquetipos de diseño y patrones cromáticos del resto de la ropa, con el fin de armonizar al máximo el look pin up. Se pueden ver, normalmente, pañuelos con grandes estampados, que suelen incluir los famosos lunares blancos sobre un fondo colorido, aunque la cuestión de los estampados, si bien es un clásico inalterable dentro del estilo pin up, hoy en día se pueden utilizar otras opciones de diseño o estilo sin que se ponga en peligro la estética pin up

Algunos otros complementos también utilizados son los cinturones, para ceñir y resaltar la cintura, los pañuelos anudados al cuello, o los bolsos, en general de poco uso, y de un tamaño más bien pequeño, pues cumplen únicamente una función más decorativa que práctica. Los bolsos, además, son uno de esos elementos que contribuyen a darle un mayor énfasis a la imagen femenina.

Historia de las chicas pin up

En una sociedad como la americana de los primeros años del siglo XX, aferrada a sólidos principios morales que regían sus comportamientos sociales y marcaban las pautas en las relaciones personales, incluidas las relaciones de pareja, todos los términos relativos al erotismo, la sensualidad, la desnudez corporal o la libertad sexual eran considerados carentes de moral y estigmatizados socialmente.

Por ello, la aparición de toda una cultura que ensalzaba aquellos principios que la férrea moralidad americana pretendía denostar, supuso un movimiento difícil de soslayar, que en poco tiempo consiguió llamar la atención y asentarse dentro de algunos estamentos sociales de norteamérica.

Los años 20, el inicio de la cultura pin up

El término Pin-up comenzó a utilizarse en la Norteamérica de los años 20 para definir una serie de imágenes (tanto fotografías como ilustraciones) donde aparecían mujeres en actitudes estimulantes, buscando, en ocasiones, esa pose sugerente que conllevaba cierta sensualidad. Por tanto, el término Pin-Up se refiere sobre todo a un estilo ilustrativo donde impera la imagen femenina como encarnación de determinadas actitudes de liberación moral.

Ilustración clásica de una modelo pin up en actitud sonriente y con una pose demasiado sugerente para los cánones morales de la época

Fue, precisamente, esa emancipación de los principios morales americanos, que regían los comportamientos sociales (sobre todo los femeninos), lo que condujo al éxito del movimiento pin up, ya que revelaba aspectos de la feminidad que, por un lado, las empoderaba a ellas y, por otro, resultaban al mismo tiempo motivadores para ellos.

No obstante, a pesar de los recelos que produjo al principio entre los sectores más conservadores de la sociedad, que veían en esa liberación femenina los peligros de una sexualidad desatada, la estética pin-up no ha llegado en ningún momento a abrazar la pornografía, a pesar de que algunas de las imágenes podían considerarse de tal modo bajo la perspectiva de la época. Se trataba, más bien, de insinuar, ya que las chicas pin up no posaban desnudas. Su estética utilizaba (y utiliza, hoy en día) faldas ceñidas, bañadores, pantalones que permitían la exacta definición de unas piernas que en realidad no cubrían, corsés de diseños sugerentes, corpiños, ligueros, escotes, retoques de maquillaje destinados a resaltar la feminidad: labios rojos, ojos bien perfilados, tez blanca … todo ello, aderezado con las actitudes estimulantes de las modelos, con caras sonrientes y gestos que denotaban una cierta dosis de ingenuidad (al menos, en apariencia), pero manteniendo en todo momento una fortaleza de ánimo y carácter. En muchas de las imágenes que podemos ver, destaca, al mismo tiempo, una evidente picardía. Esta estética ha perdurado prácticamente intacta hasta nuestros días.

El término “pin up” deriva de las palabras inglesas “pin” (pinchar) y “up” (arriba). Ello aludía a los posters que algunas publicaciones incluían (donde aparecían las sugerentes chicas) y que podían ser colgados en alto para admirarse en todo su esplendor.

Lo verdaderamente original en la estética pin up es el hecho de que perfilaba a una mujer que no necesariamente tenía que ser real, dado que en muchas de las imágenes pertenecientes a los inicios de la corriente pin-up la mujer aparece representada como parte de una ilustración. Un ejemplo de ello es la conocida Betty Boop, famoso personaje del mundo del cómic y una de las estandartes innegables de las pin up girls.

Betty Boop fue uno de los iconos pin-up, a pesar de ser un personaje ficticio

El auge y la popularización en tiempo de entreguerras

Durante la 2ª guerra mundial, la necesidad de mantener alta la moral de los soldados propició la difusión entre las tropas de aquellas imágenes que encarnaban fehacientemente la estética pin up, sirviéndoles de estimulante y como incentivo para recordarles que un mundo mejor a aquél que ahora tenían entre manos les estaba esperando al volver a casa.

Así, las pin up girls comenzaron a aparecer en carteles de todo tipo (que los soldados llevaban siempre consigo), en imágenes de calendario, en postales y fotos de revista. Su popularización desembocó en un auge exitoso de la estética y los valores pin up en el mundo de la publicidad, donde no tardó en demostrar su verdadero poder de influencia.

Las ilustracines en algunos aviones que participaron en la 2ª guerra mundial animaban a los soldados y subían su moral

Fueron precisamente los soldados norteamericanos quienes contribuyeron a la difusión de las pin up girls por el continente europeo, donde debido a la menor carga de condicionantes morales por parte de un gran número de ciudadanos del viejo mundo, gozaron muy rápidamente de una fama consolidada.

Chicas Pin-Up de ayer y hoy

A la ya mencionada Betty Boop, que quizá sea el personaje de ficción que mejor ha simbolizado el arte y la estética pin up, hay que añadirle sus contemporáneas Bessie Love, actriz del cine mudo y de algunas películas de los inicios del cine sonoro, que encarnaba esa “inocencia sensual” tan característica de las primeras chicas pin up, y Nita Naldi, otra actriz de éxito en el cine mudo de los años 20, con una imagen más madura y misteriosa, cuya aparente experiencia reproducía con exactitud los valores del mundo pin up.

En sus inicios, el estilo pin-up quiso encajar la inocencia de la juventud en un ideal sensual

Durante las décadas de los años 40 y 50 aparecieron iconos del mundo pin up como Betty Page, una modelo estadounidense de pelo largo y negro y un flequillo que marcó cierta tendencia en la estética pin up posterior, la popular Betty Grable, cuya foto en bañador, de espaldas y mirando sonriente por encima de su hombro izquierdo la convirtió en la chica pin up más famosa durante la 2ª guerra mundial, o la inigualable (y sin ninguna duda, la más famosa) Marilyn Monroe, encarnadora por excelencia de los valores pin up.

Actualmente, representantes como Dita von Teese, actualizada imagen de la mujer pin up y toda una representante fetiche para quienes adoran la estética de las pin up girls, o Bernie Dexter, modelo estadounidense definida por algún medio de comunicación como la reina de las chicas pin up y comparándola con la propia Dita, representan la viva esencia de la estética pin up más moderna.

[orbital_cluster columns=”3″ excerpt=”default” links=”follow” target=”_blank” pages=”105,113,107,109,103,111″ orderby=”id” order=”ASC”]